El amor

Al amor, se le llama con razón “el rey de las virtudes cristianas”. “El propósito de este mandamiento –dice S. Pablo– es el amor” (1 Timoteo 1:5 RVR1960). Es una virtud que todas las personas profesan admirar. Parece una cosa muy clara y práctica que todo el mundo puede comprender.

No es una de “esas cuestiones doctrinales problemáticas” acerca de las cuales los cristianos no se ponen de acuerdo. Sospecho que hay miles de personas que no se avergonzarían de decirte que no saben lo que son la justificación o la regeneración, la obra de Cristo o la del Espíritu Santo. ¡Pero creo que a nadie le gustaría decir que no sabe lo que es el “amor”! Aunque los hombres no posean ninguna otra cosa relacionada con la religión, siempre pueden presumir de que tienen “amor”.

Seguir leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.